Image for post
Image for post

La curiosidad es un lujo que parece inasequible para un número cada vez mayor de personas.
A medida que aumentan la velocidad del cambio y la incertidumbre, la humanidad sigue siendo empujada hacia una especialización cada vez mayor que requiere más tiempo para dominar, dejando poco tiempo para cualquier otra cosa.
Son pocos los que han sido bendecidos con una mente inquisitiva, cuyo alimento diario para el pensamiento es cuestionarlo todo de manera espontánea, y que también han sido bendecidos con el lujo del tiempo para hacerlo.
Estos pocos individuos disfrutan mirando las asombrosas estructuras que han evolucionado en la naturaleza durante eones, millones y miles de años, desde el comportamiento de las pequeñas hormigas hasta el comportamiento de las galaxias y los agujeros negros.
Como especie, el Homo sapiens ha logrado un progreso y un poder asombrosos, muy por encima de cualquier otra especie. Este progreso ha sido principalmente a nivel material, es decir, sometiendo el mundo físico a nuestra propia voluntad y deseos.
A pesar de este asombroso “progreso”, la humanidad no ha logrado mucho progreso en términos de desarrollo espiritual. Demasiados dogmas y creencias religiosas todavía están bastante generalizados.
Aunque se ha visto un pequeño destello en términos del despertar espiritual de la humanidad durante las últimas dos décadas, todavía está muy limitado a una pequeña minoría de la población mundial.
Lo que realmente me asombra es el hecho de que muy pocas personas, hasta el día de hoy, parecen estar plenamente conscientes del mayor regalo otorgado a la humanidad hace unos dos mil años.
¡Estoy hablando del regalo de la inmortalidad!
Sí, de hecho, este es el mejor regalo que alguien podría recibir. Lo sé, es una cuestión de fe.
La fe, por supuesto, es el segundo regalo más grande que alguien podría recibir.
Al estar plenamente conscientes de estos dos dones de forma continua, recibimos, por defecto, un tercer regalo, a saber, la capacidad de vivir una vida verdaderamente satisfactoria basada en el propósito más elevado posible que uno pueda imaginar.
¡Este propósito más elevado es lograr el nivel más alto de conciencia espiritual y, finalmente, la inmortalidad!

JC Wandemberg Ph.D.

Presidente y Fundador

Sustainable Systems International

Sobre el author: El Dr. Wandemberg es consultor internacional, catedrático y analista de asuntos económicos, ambientales, sociales, administrativos, y politicos. Por los últimos 30 años el Dr. Wandemberg ha colaborado con corporaciones, comunidades, y organizaciones integrando sostenibilidad a través de procesos de auto-transformación orgnizacional y mediante Principios de Diseño de Sistemas Abiertos, catalizando una Cultura de Transparencia, Confianza, e Integridad.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store