Image for post
Image for post

Hay una gran diferencia entre sentimientos y emociones. Los sentimientos son los insumos del medio ambiente recibidos por el cerebro y generalmente son sostenidos. Las emociones son el producto inmediato de los sentimientos, pero son temporales e “irracionales”.

La fuerza motriz detrás del comportamiento humano son las emociones. La emoción detrás de un empresario al concebir un sueño se transforma en una gran visión que ha sido el motor del progreso a lo largo de la historia humana.

Las emociones surgen de los químicos liberados por el cerebro. Estos pueden ser dopamina, oxitocina o serotonina, para las emociones positivas (por ejemplo, el amor, el placer), y la adrenalina y el cortisol para las emociones negativas (por ejemplo, la ira, el miedo). Las emociones están cableadas dentro de nuestro cerebro lo que nos permite reaccionar de inmediato e “irracionalmente” cuando el sentimiento crudo es recibido por el cerebro como un mecanismo de supervivencia. Una vez que el sentimiento ha sido procesado por el cerebro, la emoción puede ser sometida a un comportamiento racional. De allí, la importancia de la llamada “Inteligencia Emocional” que es una parte fundamental del pensamiento crítico.

Sin embargo, esperar que todos tengan una alta inteligencia emocional es mucho más difícil que crear un ambiente organizacional que transmita sentimientos positivos al cerebro de todos aquellos dentro de una organización, permitiendo que emerjan emociones positivas.

Esta es la mejor manera de construir de una organización bellamente Tropofilica!

Al crear un ambiente organizacional conducente a un comportamiento en búsqueda de ideales, las organizaciones desarrollan aún más el poder de la empatía y la buena voluntad. En otras palabras, cuando un gerente o CEO hace algo más allá de las expectativas de cualquier asociado, especialmente si es “innecesario” e inesperado, como un bono sin ninguna razón, consolida un sentido de compromiso, reciprocidad, intimidad y empatía dentro de toda la organización.

Se desarrolla un sentimiento “mágico” de bienestar dentro de la organización que hace que el venir a trabajar todos los días sea algo agradable. ¡No hay necesidad del infame TGIF (Thank God It’s Friday!) (Una patología típica de las organizaciones restrictivas).

Dada la velocidad cada vez más rápida de la vida, lo que ahora se requiere es una humanización radical del lugar de trabajo.

Las organizaciones deben abandonar las estructuras burocráticas mecanizadas-taylorizadas y desarrollar una estructura orgánicamente diseñada basada en los Principios de Diseño de Sistemas Abiertos (PDSA).

A pesar de nuestro apetito por A.I., los meta-algoritmos, el aprendizaje profundo y la automatización -o precisamente por ello- estamos avanzando rápidamente hacia lo que Nassim Taleb llama el “Dominio del Cisne Negro”. En este ámbito, el impacto de un evento altamente improbable es enorme. Debido a que este tipo de eventos no se pueden conocer, y mucho menos predecir, nuestro sentido o necesidad de un propósito superior (aparte de sobrevivir) parece estar creciendo e intensificándose junto con nuestro deseo de belleza, intimidad, humanidad.

Las empresas que adoptan una estructura de diseño orgánico basada en los PDSA se posicionan como líderes globales porque las sinergias generadas diariamente son imparables (e.g., Amazon).

En las organizaciones tropofílicas, cada día es bienvenido y una nueva oportunidad para progresar y esto es lo que los millennials no encuentran en la mayoría de los lugares de trabajo porque las organizaciones tropofílicas son todavía muy raras.

Una de esas empresas es GORE, financiada hace 55 años cuando nadie sabía acerca de los principios de diseño organizacional. La cultura de GORE encarna los PDSA como W.L. Gore explica:

“Somos más que empleados, somos gestores de confianza de nuestro negocio, cada uno de nosotros toma compromisos que ayudan a impulsar el negocio y trabajamos juntos en nuestra estructura organizativa.” En esta estructura, colaboramos y construimos conexiones sin las limitaciones de Las cadenas de mando tradicionales — dándonos la libertad de alentar y apoyar el crecimiento y el desarrollo de cada uno Es un ambiente en el que las personas altamente motivadas prosperan y donde somos capaces de traer nuestros talentos únicos y perspectivas diversas para resolver problemas y colectivamente obtener nuestro trabajo hecho”

En GORE, la confiabilidad se construye por la redundancia de funciones, a diferencia de la redundancia de partes, típica de las organizaciones burocráticas restrictivas.

¿Los resultados? Por 20 años consecutivos, WL Gore & Associates se encuentra entre las 100 Mejores Empresas para Trabajar en la Fortune 100, convirtiéndose en una de las 12 Great Place to Work Legends ™ que han aparecido en cada edición del ranking desde que comenzó la lista ¡en 1998!

¡Permita que las mejores emociones emerjan en su organización!

JC Wandemberg Ph.D.

Presidente & Fundador

Sustainable Systems International

Sobre el author: El Dr. Wandemberg es consultor internacional, catedrático y analista de asuntos económicos, ambientales, sociales, administrativos, y politicos. Por los últimos 30 años el Dr. Wandemberg ha colaborado con corporaciones, comunidades, y organizaciones integrando sostenibilidad a través de procesos de auto-transformación organizacional y mediante Principios de Diseño de Sistemas Abiertos, catalizando así una Cultura de Transparencia, Confianza, e Integridad.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store