Cuando La Estupidez Se Vuelve Malicia

Image for post
Image for post

Recuerdo vívidamente una frase en la puerta de la oficina de mi asesor académico, que decía:

“No atribuyas a la malicia lo que se explica perfectamente por la estupidez”.

Pienso en esta afirmación cada vez que encuentro personas, que incluso podrían ser bien intencionadas, detrás de causas encomiables o no, pero convencidas de las virtudes de sus intenciones, e impulsadas por dogmas absurdos con la esperanza de generar resultados positivos a pesar del hecho de que están logrando justamente lo contrario.

Piensa en la guerra contra las drogas, hasta el día de hoy, todavía hay muchos creyentes firmes en nuestra capacidad para luchar contra la producción de drogas y que los cárteles de la droga pueden ser erradicados si solo contamos con los medios “apropiados” para hacerlo, aunque hace más de medio siglo, un economista lo expresó muy claramente: “Mientras haya alguien dispuesto a pagar por ello, siempre habrá alguien dispuesto a proporcionarlo”.

Piensa en aquellos amantes de los animales que consideran que los Zoológicos son una crueldad hacia los animales. ¿Te gustaría correr por tu vida a diario, mientras “disfrutas” de tu libertad, o preferirías sacrificar tu libertad por la seguridad y la comodidad de tu jaula del Zoológico? Aparentemente, estos “amantes” de los animales nunca han sido testigos de la verdadera crueldad de la supervivencia, ni han visto cuando un animal joven o enfermo es brutalmente devorado vivo!

¿Qué hay de esas buenas personas que tratan desesperadamente de salvar a los elefantes de los cazadores furtivos? En 1989, los elefantes obtuvieron el nivel más alto de protección en virtud de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITIES) que prohíbe todo el comercio de partes de elefantes. En palabras del Dr. Wasser, esta legislación “literalmente detuvo la caza furtiva en el continente en una sola noche”. Aquí es donde comienza el dogma. Sin embargo, solo porque queremos creer en algo, no se convierte en realidad. La realidad es que las buenas intenciones de personas como el Dr. Wasser solo han contribuido a la caza furtiva. Sin embargo, personas como él se muestran inflexibles a la hora de destruir el marfil confiscado y se niegan a ver cómo esto contribuye a elevar el precio del marfil e incentivar aún más a los cazadores furtivos. El Dr. Wasser declaró que “Kenia quemó más de 100 toneladas de marfil … lo que causó que el precio del marfil cayera desde aproximadamente $ 2,000 / Kg. en 2013, a alrededor de $ 800–700 / Kg. hoy en día.” Estas afirmaciones son tan absurdas que no necesita más explicación. Pero el delirio del Dr. Wasser continúa: “Si podemos cerrar los mercados de marfil a nivel global y nacional para que eliminemos la demanda, entonces tenemos la esperanza de salvar al elefante”. Quiero creer que aquí no hay malicia, por lo que solo queda pura estupidez.

Finalmente, piense en las personas detrás de la Asociacion Nacional de Rifles (NRA por sus siglas en Inglés) y el control de armas.

La solución es obvia para cualquiera con una mente abierta. ¡La libertad de portar armas termina donde comienza la libertad de sentirse seguro!

Sin embargo, hemos escuchado sobre todo estupideces: “estaré más seguro sabiendo que también tengo un arma”. Con esta mentalidad, uno solo puede aumentar la probabilidad de aniquilación mutua, al tiempo que elimina cualquier posibilidad de sentirse seguro. La única garantía para sentirse seguro es si nadie puede aniquilar al otro.

Y sí, parece que también hay malicia. Basta con ver las sugerencias de la NRA y las del presidente Trump: “Tenemos que informarle a la gente, si usted entra a nuestras escuelas, va a estar muerto”.

¡DIOS MIO cuanta torpeza!

Armar a los maestros para mostrar a potenciales perpetradores que no se saldrán con la suya fácilmente? Como si los psicópatas alguna vez se preguntaran acerca de las consecuencias. ¡Esto va más allá de la estupidez y la malicia combinadas!

No es posible controlar el comportamiento de cada individuo, especialmente de psicópatas desconocidos o no diagnosticados. Pero es cuestión de sentido común y nuestro deber moral para con la sociedad garantizar que cualquier arma, y mucho menos una AR15, no pueda comprarse fácilmente como es el caso en la actualidad.

Ninguna sociedad puede permitirse poner los intereses individuales por encima del bien común en nombre de la libertad o la segunda enmienda de la constitución de los Estados Unidos.

Debemos ser capaces de conciliar el conocimiento ecológico (es decir, el sentido común) con el conocimiento científico o refinado antes de continuar siendo testigos, con impotencia frustrante, de muertes evitables impulsadas por la estupidez y la malicia!

JC Wandemberg Ph.D.

Presidente y Fundador

Sustainable Systems International

Sobre el author: El Dr. Wandemberg es consultor internacional, profesor y analista de asuntos económicos, ambientales, sociales, administrativos, y politicos. Por los últimos 30 años el Dr. Wandemberg ha colaborado con corporaciones, comunidades, y organizaciones integrando sostenibilidad a través de procesos de auto-transformación organizacional y mediante Principios de Diseño de Sistemas Abiertos, catalizando así una Cultura de Transparencia, Confianza, e Integridad.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store