Image for post
Image for post

Lo primero que viene a la mente de la mayoría de personas cuando piensan en una jerarquía es el poder y el control, ¡y tienen toda la razón!

Ese es precisamente el origen de la palabra ‘jerarquía’ del griego hieros, que significa sagrado, y archein, que significa gobernar, es decir que el “Control” es algo sagrado.

Sin embargo, lo que casi todos malinterpretan acerca de las jerarquías, incluidos muchos “expertos”, es pensar que se trata de semántica, o de formas cosméticas, o de algo negativo por defecto. Este es un craso error y muy peligroso!

La mayoría de personas tiene un concepto negativo de las jerarquías porque piensa que una jerarquía es solo cuestión de control y no comprende la diferencia entre una jerarquía dominante y una jerarquía no dominante.

La mejor manera de comprender la diferencia es enfocarse en el aspecto restrictivo, tóxico, y tropofóbico de las jerarquías dominantes a diferencia del aspecto expansivo, saludable, y tropofílico de las jerarquías no dominante.

Muchos también creen que una jerarquía se trata solo de su forma o apariencia, como “plana”, “horizontal”, “alta”, etc., pero no es así. Sin una jerarquía no hay estructura y sin una estructura hay caos.

Algunos incluso le han dado un toquecito creando “holacracias”, que es o una equivocación deliberada de holocracia, o es una estrategia de mercadotecnia que algunas compañías (como Zappos) han adoptado en un intento inútil de ganar agilidad, transparencia, responsabilidad, compromiso de los empleados e innovación.

Uno de los mejores ejemplos de holocracia (con ‘o’, no con ‘a’) en la práctica es la investigación científica. Basta con examinar los experimentos del CERN en el LHC con miles de investigadores de un gran número de instituciones de muchos países sin un director ejecutivo especial y sin una jerarquía dominante centralizada.

Aun así, la forma o apariencia de una jerarquía es irrelevante!

Lo que realmente importa en una jerarquía es su estructura ya que esta determina sus funciones, su control y su poder!

¡Una Jerarquía Es Todo Sobre Control y Eficiencia!

Todos los sistemas están compuestos jerárquicamente de cobertores Markov, desde las células individuales, hasta usted y yo, y hasta todos los elementos del entorno. Todos los organismos muestran una tendencia a auto-organizarse en un todo coherente a pesar de que comprenden una multiplicidad de sistemas anidados (es decir, Markov Blankets). También trabajan continuamente para preservar su unidad individual, manteniendo así un límite que separa sus estados internos de su entorno externo (1).

En resumen, una jerarquía es el núcleo fundamental de cualquier estructura que permite su mantenimiento, crecimiento, y control, es decir, su supervivencia, pero solo si es una jerarquía expansiva/tropofilica/no-dominante. Y si no lo es, entonces restringe su crecimiento y su supervivencia.

O se tiene una jerarquía o no se tiene.

Si no se tiene una jerarquía, entonces se tiene una anarquía, caos, o laisser faire.

Si se tiene una jerarquía, esta solo puede ser una de dos:

  1. - La típica jerarquía dominante, restrictiva y tropofobica, es decir, una burocrácia.
  2. - La aún poco conocida, jerarquía no-dominante expansiva y tropofilica, es decir, una democracia participativa.

Sabemos que una jerarquía es un requisito fundamental de cualquier sistema. Sin esta, no hay estructura, continuidad, ni supervivencia. En la naturaleza abundan ejemplos de jerarquías expansivas, no dominantes, como las colonias de abejas, hormigas, etc.

Un ejemplo con el que todos pueden identificarse es el cuerpo humano. Obviamente, la cabeza está arriba, pero eso no significa que el resto del cuerpo no sea importante. Sí, podríamos vivir sin un brazo o una pierna, o incluso sin ninguno de ellos, pero ciertamente no sería lo mejor.

En el mismo sentido, las empresas, organizaciones, comunidades, etc., están construidas como una jerarquía. Y podrían funcionar sin muchas partes de su estructura, pero una vez más, eso no sería óptimo.

La mayoría de las empresas y organizaciones han estado operando como jerarquía restrictivas desde la revolución industrial. Pero solo a partir de la década de los 60s empezaron a ser evidentes sus ineficiencias, como lo explicaré más adelante. La culpa, por lo general, recae en los trabajadores y/o en algún chivo expiatorio burocrático. La plena responsabilidad, sin embargo, como todos sabemos, reside por completo en la persona en la parte superior de la jerarquía, independientemente de su dominio.

Podemos comparar al ejecutivo a la cabeza de una organización con un jinete en un evento ecuestre a campo traviesa. El rendimiento del caballo (i.e., empresa) está casi enteramente sujeto a la habilidad del jinete (i.e., ejecutivo). Si el jinete no está seguro de sostener las riendas lo suficientemente apretadas para reunir al caballo ante un obstáculo pero no demasiado como para evitar que el caballo ejerza todo su poder, el caballo no podrá saltar correctamente. Digo casi enteramente porque bajo una jerarquía restrictiva centralizada hay muy poco que el jinete pueda hacer puesto que es como si el caballo hubiese sido equipado con una martingala (además de otras “riendas y ligaduras”) como es el caso en jerarquías centralizadas extremadamente restrictivas para evitar que el caballo levante su cabeza, restringiendo deliberadamente su poder y, por lo tanto, haciendo que el caballo sea completamente incapaz de ejecutar cualquier salto.

Esto no era evidente antes de la década de los 60s porque “los recorridos” en aquel entonces no tenían grandes obstáculos (no había discontinuidades de sistemas, ni incertidumbres relevantes) y no se requería agilidad alguna por parte del caballo, solo fuerza bruta (es decir, se les pagaba a los trabajadores por obedecer y no para pensar).

Los nuevos requisitos para “atravesar con éxito un recorrido a campo traviesa” solo se hicieron evidentes desde la década de los 60s.

Aunque muchas cosas han cambiado desde la década de los 60s, una cosa sigue siendo muy generalizada, a saber, las jerarquías restrictivas centralizadas y, aunque no lo crea, es probable que usted tenga una en su lugar de trabajo y probablemente una muy restrictiva, por lo tanto, una jerarquía muy ineficiente o “un caballo con una martingala” y tal vez incluso con una lengüeta!

Aquí es donde parece que la mayoría de los “jinetes” se pierden, incluso los “expertos” de OD y RR. HH.

Aquí es donde los CEOs, Gerentes, y propietarios de muchas organizaciones tropiezan y son presa de “expertos consultores” que los confunden aún más ofreciendo una serie de “esquemas” y “estrategias” del “estado del arte” para “transformar” sus estructuras organizacionales en una miríada de formas y apariencias, tales como “planas”, “horizontales”, “holacraticas”, “matriciales,” “caordicas,” “celulares,” etc., que no hacen nada para cambiar la jerarquía restrictiva centralizada, sino que simplemente juguetean con los bordes de sus diversos aspectos y formas burocráticas, es decir, sus fenotipos, dejando el genotipo restrictivo e ineficiente intacto!

La solución al problema de la jerarquía restrictiva centralizada e ineficiente es liberar al caballo de la martingala (además de la lengüeta) al cambiarlo a una jerarquía expansiva descentralizada y eficiente, y dejar de perder valioso tiempo y dinero jugando con varios fenotípos.

Hasta el día de hoy, el mejor ejemplo de una jerarquía expansiva y verdaderamente descentralizada es Blockchain.

Existe, además un proceso muy poderoso que se ha diseñado durante más de seis décadas para lograr esto. Produce resultados inmediatos — ¡dentro de las 24 horas! — no solo en términos de compromiso y responsabilidad de los trabajadores, la motivación, colaboración, innovación, agilidad, etc., sino aún más importante, en términos de crear un ambiente organizacional conducente a la transparencia, confianza e integridad.

¡Y créanlo o no, se puede lograr incluso en un solo día dando inicio a la creación de una Organización Tropofilica!

Este proceso se llama La Conferencia De Búsqueda y el Taller de Diseño Participativo y fue desarrollado por Frederick Edmund Emery y su esposa Merrelyn durante 60 años y lo han ofrecido al mundo entero de forma gratuita.

¡A la salud de las jerarquías tropofilicas y descentralizadas!

JC Wandemberg Ph.D.

President & Founder

Sustainable Systems International

Sobre el author: El Dr. Wandemberg es consultor internacional, stocks trader, autor, profesor y analista de asuntos económicos, ambientales, sociales, administrativos, y politicos. Por los últimos 30 años el Dr. Wandemberg ha colaborado con corporaciones, comunidades, y organizaciones integrando sostenibilidad a través de procesos de auto-transformación orgnizacional y mediante Principios de Diseño de Sistemas Abiertos, catalizando así una Cultura de Transparencia, Confianza, e Integridad.

Image for post
Image for post

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store