La Gamificación Del Lugar De Trabajo No Es Ni Etica Ni Sostenible!

Image for post
Image for post

La gamificación está en todas partes.

La gamificación es la aplicación de elementos del juego en espacios que no son juegos.

Sin embargo, la gamificación intenta enmascarar el hecho de que los empleados tienen poco o ningún control sobre los juegos que están obligados a jugar y oculta el hecho de que estos “juegos” no son juegos en absoluto.

“Los sistemas gamificados son herramientas, no juguetes. Pueden enseñar temas complejos, involucrarnos con problemas difíciles. O pueden funcionar como sistemas sutiles de control social. El moderno lugar de trabajo gamificado permite el control más allá de los sueños más locos de Taylor. Los juegos son conjuntos de reglas que prescriben acciones y resultados. Un lugar de trabajo gamificado establece no solo objetivos para los trabajadores, sino precisamente cómo se pueden lograr esos objetivos.”

En otras palabras, la gamificación del lugar de trabajo es taylorismo 2.0 pero no se limita al lugar de trabajo. Es decir, mientras no se transforme la estructura organizacional restrictiva y tropofobica de la empresa, la gamificación es una manipulación miope y cínica que solo logra mayor cinismo y apatía.

“La gamificación promete visiones generales y controles centralizados y fáciles. Es una ilusión reconfortante porque la realidad de facto no es tan predecible como una simulación. No importa qué tan bien diseñada, una simulación no puede explicar lo imprevisto.”

Al final del día, los empleados enviarán un fuerte mensaje a sus jefes porque ni su trabajo ni su salud son un juego.

Uno de los muchos problemas de un lugar de trabajo gamificado es que va más allá de la microgestión.

“Los sistemas gamificados complican y subvierten el razonamiento ético” (Ibid).

Solo hay tres formas de hacer que sus empleados hagan algo que usted quiere que hagan:

  1. Por coerción
  2. Por colusión
  3. Por inspiración

La gamificación es impulsada por la coacción y la colusión. El problema es que ambos no son ni éticos ni sostenibles.

Solo la inspiración es a la vez ética y también sostenible.

Ahora, la pregunta es: ¿cómo puede inspirar a sus empleados a hacer no solo algo que desea que ellos hagan, sino que vayan más allá del llamado del deber?

Aquí es donde entra en juego el poder de una visión clara del futuro más deseable para todos los involucrados.

Sin embargo, esta visión cristalina debe basarse en la autoridad moral y la integridad para inspirar verdaderamente y ser sostenible.

De esto se trata la creación de una fuerza laboral tropofilica.

JC Wandemberg Ph.D.

Presidente y Fundador

Sustainable Systems International

Sobre el author: El Dr. Wandemberg es consultor internacional, catedrático y analista de asuntos económicos, ambientales, sociales, administrativos, y politicos. Por los últimos 30 años el Dr. Wandemberg ha colaborado con corporaciones, comunidades, y organizaciones integrando sostenibilidad a través de procesos de auto-transformación orgnizacional y mediante Principios de Diseño de Sistemas Abiertos, catalizando una Cultura de Transparencia, Confianza, e Integridad.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store