La Tragedia De Los Comunes Del Siglo XXI

Image for post
Image for post

Se ha dicho que el problema de la tragedia de los comunes radica en que el egoísmo o interés individual está por encima del interés colectivo, pero esta parece ser una apreciación equivocada. El problema fundamental radica en la visión miope o cortoplacista que no permite que el interés individual se extienda indefinidamente y por ende se vuelve, con el tiempo, en una tragedia al destruir el bien común.

Contrariamente a lo que la mayoría de la gente puede pensar, la tragedia de los comunes no ha sido causada por el ‘infame’ “homo economicus”. En realidad, siempre ha sido, y lo seguirá siendo, gracias al homo economicus que se ha logrado el progreso a lo largo de la historia de la humanidad, porque es precisamente debido al interés económico individual que las personas están dispuestas a asumir nuevos retos cada día.

Entonces, dónde está el “culpable” de la tragedia de los comunes?

El culpable es la falta de visión del homo economicus. Cuando el interés económico de todos los implicados en cualquier bien común se extiende indefinidamente en el tiempo, la tragedia desaparece, ya que todos los involucrados tienen interés en la preservación de su bien común. A diferencia de lo que se considera la mejor estrategia en la teoría de juegos (i.e., ser el primero en golpear para golpear dos veces), donde hay un comienzo y un final claramente establecidos, en la vida real no lo hay, por lo tanto, no hay una “recompensa” por golpear primero, sino todo lo contrario, hay un castigo inmediato (i.e., tit for tat).

La mayor tragedia de los comunes en el siglo 21 no es el calentamiento global -aunque eso quisieran que pensemos los intereses creados más poderosos del mundo — la verdadera tragedia más grande de los comunes hoy en día es la pérdida de humanidad ejemplificada no sólo por la toxicidad de los espacios públicos globales, sino peor aun, en las mentes de aquellos mejor conocidos como terroristas.

La lucha contra el calentamiento global, a través del lucrativo negocio de bonos de comercio de carbono, y el reconocimiento con la respectiva compensación por los beneficios generados por los pulmones del mundo (i.e. la Amazonía), parece una tarea bastante simple en comparación con el problema de la pérdida de humanidad.

La humanidad por fin parece comprender que la naturaleza no es frágil y puede perfectamente seguir sin nosotros los humanos. Somos nosotros los seres humanos los que obviamente dependemos de la naturaleza para poder sobrevivir.

¿Entonces, cómo debemos, como sociedad, hacer frente a esta toxicidad mental cada vez mayor?

La única solución viable a largo plazo es recurrir a los fundamentos básicos de la estructura de la sociedad, a saber, la familia y la educación. Sólo inculcando los valores más altos en las mentes de las nuevas generaciones tendremos un atisbo de esperanza en el horizonte de nuestro mayor bien común: nuestra planeta azul!

JC Wandemberg Ph.D.

Presidente y Fundador

Sustainable Systems International

Sobre el author: El Dr. Wandemberg es consultor internacional, catedrático y analista de asuntos económicos, ambientales, sociales, administrativos, y politicos. Por los últimos 30 años el Dr. Wandemberg ha colaborado con corporaciones, comunidades, y organizaciones integrando sostenibilidad a través de procesos de auto-transformación orgnizacional y mediante Principios de Diseño de Sistemas Abiertos, catalizando una Cultura de Transparencia, Confianza, e Integridad.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store