Si Supiéramos . . . En Lugar De Creer

Image for post
Image for post

Durante varios miles de millones de años desde el Big Bang, la evolución natural, tanto física como biológica, determinó dos tipos de materia en el universo, a saber, orgánica e inorgánica.

La diferencia es solo un átomo de carbono. La materia orgánica debe tener al menos un átomo de carbono en su molécula.Tendemos a asociar la materia orgánica con los seres vivos y la materia inorgánica con los seres no vivos.

Pensamos en el agua, el óxido de dihidrógeno (H20), como una parte fundamental de la vida o como una substancia orgánica. Sin embargo, no contiene ningún átomo de carbono, por lo tanto, es una substancia inorgánica.

Por otro lado, algunos compuestos simples que contienen carbono no se consideran substancias inorgánicas, por ejemplo, monóxido de carbono, dióxido de carbono, carbonatos, cianuros, cianatos, carburos, etc.

¿Orgánico versus Inorgánico?

¿Cuál es la diferencia fundamental entre la materia orgánica e inorgánica, además del átomo de carbono?

¡Ninguna!

Ambos son en realidad materia “viva” en el sentido de que ambos están ‘animados’, es decir, tienen alma, del latín Anima. Basta para mirar con un microscopio cualquier materia para corroborar esta afirmación.

Todo en el universo está vivo, es decir, está animado, tiene alma.

Alma versus Espíritu?

El alma es intrínsecamente parte de cada cosa y de todo en el universo. Mientras que el Espíritu, ha sido dotado únicamente a la especie humana.

El alma es lo que mantiene todo vivo dentro de la dimensión tiempo/espacio y permite que todo este consciente de si mismo con la capacidad de seguir las leyes de la física.

El Espíritu trasciende las leyes de la física (es decir, el tiempo/espacio) y permite que los humanos se conecten con su Divinidad, incluso si no están plenamente conscientes de ello.

¿Búsqueda de Objetivos versus Búsqueda de Ideales?

El Espíritu ha dado a la humanidad la capacidad de pensar más allá de simples metas y objetivos, es decir, de buscar un ideal. El Espíritu ha sido la fuerza motriz detrás del progreso de la raza humana.

El comportamiento en búsqueda de ideales se caracteriza por el deseo y la capacidad (es decir, oportunidad y recursos) de sacrificar una meta en aras de un ideal. El comportamiento en búsqueda de ideales se evidenció por primera vez en la Tierra con Abraham cuando estaba dispuesto a sacrificar a su único hijo en aras de un ideal.

La inmortalidad es el ideal humano sine qua non.

Al ejercitar nuestra capacidad de búsqueda de ideales podemos desarrollar nuestra Conciencia Espiritual y al desarrollar nuestra Conciencia Espiritual podemos progresar desde la creencia hasta el conocimiento.

La diferencia fundamental entre creer y saber es obvia.

La fe es una parte fundamental de creer. Cuando la fe es absoluta, entonces dejamos de creer y empezamos a saber, i.e., la creencia se convierte en realidad.

JC Wandemberg Ph.D.

Presidente y Fundador

Sustainable Systems International

Sobre el author: El Dr. Wandemberg es consultor internacional, catedrático y analista de asuntos económicos, ambientales, sociales, administrativos, y politicos. Por los últimos 30 años el Dr. Wandemberg ha colaborado con corporaciones, comunidades, y organizaciones integrando sostenibilidad a través de procesos de auto-transformación orgnizacional y mediante Principios de Diseño de Sistemas Abiertos, catalizando una Cultura de Transparencia, Confianza, e Integridad.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store