Seguramente debe haber escuchado esto tantas veces, pero tal vez nunca se haya preguntado qué afirmación tan tonta y patética es esta.

¡Piénselo!

Es una excusa fácil, una “excusa aceptable” para cualquier tipo de incompetencia y / o fracaso.

Sí, nadie es perfecto. Sin embargo, ¡todos hemos sido llamados a ser perfectos como nuestro Creador es perfecto!