Image for post
Image for post

Durante gran parte de la existencia humana, las sociedades alrededor del mundo vivieron a diario con plena conciencia de la muerte, independientemente de su estatus social.

Sin embargo, la idea de morir comenzó a disminuir a medida que las revoluciones industriales y científicas aumentaron enormemente la riqueza y el bienestar de las sociedades de todo el mundo.

Durante los últimos dos siglos, y gracias a varias revoluciones industriales y científicas, las personas adineradas parecían haber tenido más preocupaciones en la mente que el miedo a la muerte, a pesar de la Primera y Segunda Guerra Mundial y algunas pandemias.

Durante las últimas décadas, el miedo a la muerte parece haber estado ausente de la mente de la mayoría de personas cuando comenzaron a dar por sentada la vida . . . hasta marzo de 2020, cuando el mundo se vio afectado por una nueva pandemia.

A nadie le gusta vivir una vida con miedo a morir.

Sin embargo, todos morimos a diario desde el momento en que nacemos.

Nuestras prioridades, enfoque, dedicación, etc., están inextricablemente determinados por nuestro comportamiento que, a su vez, está determinado, entre otras cosas, por nuestra visión de la vida o por nuestra visión de la muerte.

Parece mucho más fácil vivir una vida llevada a posiciones extremas, por un lado por lo banal y fútil que impulsa nuestro ego. Y por otro lado por el miedo a la muerte que nos restringe y nos paraliza.

Image for post
Image for post

Idealmente, deberíamos vivir con un propósito superior que nos obligue a confrontar la realidad y nuestra mortalidad, mientras aprovechamos al máximo los talentos y el tiempo que nos ha dado Dios para el bien de la sociedad.

Encontrar el equilibrio adecuado entre nuestra visión de la vida y nuestra visión de la muerte parece lo más sabio para evitar la acedia y / o la futilidad.

Los humanos somos seres sociales por naturaleza. Una vida sin alguien con quien compartir no tiene sentido porque se convierte en una vida vacía. No importa cuánto poder o dinero tengamos, si no compartimos lo mucho o poco qué tengamos, la vida pierde todo sentido.

Lo mejor que podemos compartir es el amor, la bondad y la compasión.

JC Wandemberg Ph.D.

Presidente y Fundador

Sustainable Systems International

Sobre el author: El Dr. Wandemberg es consultor internacional, catedrático y analista de asuntos económicos, ambientales, sociales, administrativos, y politicos. Por los últimos 30 años el Dr. Wandemberg ha colaborado con corporaciones, comunidades, y organizaciones integrando sostenibilidad a través de procesos de auto-transformación orgnizacional y mediante Principios de Diseño de Sistemas Abiertos, catalizando una Cultura de Transparencia, Confianza, e Integridad.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store