A los humanos, y a todas las demás criaturas, no nos gusta nada que nos saque de nuestra zona de confort. Afortunadamente, a diferencia de todas las demás criaturas, los humanos podemos saberlo y hacerlo mejor.

Pocos eventos han sacado a la población mundial de su zona de confort como lo hizo Covid-19. Sin embargo, muy pocos humanos han podido verlo como una bendición disfrazada.